© La República
Captura: 14/06/2018 03:02 | Propiedad: La República | Categoría: Miscelaneas | Visto: 4

De un tiempo acá, los días en nuestra capital han sido de color gris, donde el frío cada vez se pone más insoportable, sobre todo en el Callao, una provincia constitucional que convive con el mar.

Sin embargo, el último martes, alrededor de las 3:20 p.m., entre las avenidas Faucett y La Marina se detuvo una camioneta blanca. De ella bajó un personaje con lentes oscuros, como si tendría que cubrirse de algún rayo de sol. Una gorra negra, seguro para no despeinarse, y una sonrisa pícara caracterizada por esos dientes de un tamaño no común que lo acompañó en su exitosa carrera futbolística. Ese peculiar look lo lució el crack brasileño Ronaldinho Gaúcho. Sí, ese jugador que en tiempos modernos le brindó fantasía al deporte rey. Quien hizo que el mundo ame más al fútbol, a tal punto que sus rivales no lo vean como un enemigo, sino que lo admiren y lo aplaudan sin temores.

Esa es la razón por la que nuestras calles volvieron a vivir una fiesta. Una algarabía muy similar a la que se vivió cuando nuestra selección partió para participar en el Mundial Rusia 2018. Algunos detuvieron sus carros, sin importar el tráfico que generaban, solo con el deseo de tomarle una foto o poder saludarlo.

Otros esperaban la luz roja del semáforo para bajar de sus automóviles y sacarse el polo sin importar la baja temperatura con la ilusión de alcanzarle la prenda y que el astro le ponga su firma.

Es entendible esa reacción porque no todos los días nos visita un ídolo, un ganador, campeón mundial en Japón-Corea 2002 y con diversos títulos a nivel de clubes.

Emotivo momento

También fue un día inolvidable para los habitantes del distrito de Bocanegra, pues frente a su comisaría en un campo de césped sintético, diversos niños de muchos colegios de la zona esperaban ansiosamente por el exjugador del Barcelona. Al observarlo ingresar, muchos se desprendieron del cuidado de sus padres y fueron abrazados por ‘Dinho’.

Otros lloraron de la emoción, mientras los mayores también aprovecharon para tomarle fotos.

Pero donde se armó un verdadero alboroto fue en la calle Atahualpa, lo que obligó a ‘Dinho’ a que solo salude desde su mirabús. Allí se vivió una alegría como cuando toca una orquesta de salsa. Sin embargo, eso le impidió al ex-10 de Brasil observar su mural, que está al frente de grandes cantantes como Héctor Lavoe, Frankie Ruiz e integrantes de la selección peruana. Gaúcho solo atinó a regalar camisetas .

Sin duda, el hincha del Callao lo vivió intensamente, más aún cuando lo vieron lucir la camiseta del Sport Boys en un partido de exhibición con Academia Cantolao.

‘Dinho’ demostró que los sueños se hacen realidad.

EL DATO Ronaldinho también fue campeón de la Champions League con el Barcelona en el 2006.

Te puede interesar



Comentarios