© Diario Correo
Captura: 14/06/2018 07:17 | Propiedad: Diario Correo | Categoría: Politica | Visto: 4

“No les queda otro remedio más que eliminarme; eso es lo que tratan de hacer”, reveló a Correo Jesús Vásquez, el principal testigo de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en el caso de la investigación por lavado de activos al exdirigente fujimorista Joaquín Ramírez.

Vásquez, quien radica en Miami, sospecha que algo se trama en su contra debido a que el próximo 5 de julio debe declarar ante el Ministerio Público en el marco de la investigación que pesa contra Ramírez y la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

“La vez pasada, me ofrecieron dinero por mi silencio; yo grabé eso y se lo entregué a la Fiscalía. Están tratando de callarme, porque el interés de ellos es que yo no corrobore lo que he dicho. Creo que esta vez (la Fiscalía) va a traer un pedido para que la DEA entregue todas esas grabaciones, porque eso se tiene que hacer de forma oficial”, enfatizó Vásquez.

Cabe recordar que, de acuerdo con reportes anteriormente difundidos, el informante de la DEA supuestamente grabó conversaciones en audios en los que se da cuenta de que Ramírez le contó que la hija de Alberto Fujimori le entregó 15 millones de dólares para que los invierta en sus negocios de grifos.

De acuerdo con el relato del expiloto, en mayo último, tres personas de nacionalidad peruana estuvieron en Miami tratando de ubicarlo y alguno de ellos habría pertenecido al Servicio de Inteligencia.

“Durante los días 16 y 17 de mayo, fueron hasta el restaurante Memories of Perú, en Orlando; tengo entendido que estos señores dijeron que me buscaban porque eran mis amigos, pero no los conozco. Dos de ellos (una pareja) viven en Jacksonville, cerca de Orlando, y los otros dos retornaron al Perú el 21 de mayo”, aseguró.

Frente a estos hechos, Vásquez, a través de su abogado Miró Toledo, presentó un pedido ante el fiscal de Lavado de Activos Wilson Salazar Reque, a fin de que se le otorguen garantías para su vida en calidad de “testigo protegido”.

CONGRESO

Otro episodio que contó Jesús Vásquez a este diario es el referido al contacto que mantuvo con un extrabajador de la empresa azucarera Pomalca.

El testigo, según contó, le envió una foto de las personas que lo estaban buscando; su contacto reconoció a uno de ellos y le refirió que estaría laborando en el Parlamento.

“Este contacto logró identificar a uno de ellos y me dijo que era de Pomalca, que trabajaba en el Congreso; o sea identificó a uno de ellos. ‘Mándame dinero para ir a Lima y yo te averiguo’, me insistió. Me quiso sacar plata (pero), luego ya no me quiso decir nada”, detalló.

RATIFICACIÓN

Al ser consultado sobre si ratificará la versión que en su momento brindó a la fiscal Manuela Villar, quien estuvo a cargo del caso, Vásquez aseguró que lo expresado en su momento es cierto.

“Todo eso es 100% cierto. Yo me hubiera metido en problemas si hubiera mentido; ellos (la DEA) hubieran sido los primeros en sancionarme. No tengo por qué mentir”, afirmó.

A través de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y de Extradiciones (UCJIE) de la Fiscalía, se programó el interrogatorio a Jesús Vásquez el 5 de julio en el Consulado General del Perú en Miami.

El fiscal Salazar a cargo de las pesquisas además solicitó a la DEA que se le haga entrega de los audios y los videos originales para corroborar la versión del testigo.

Comentarios