© Diario Correo
Captura: 14/06/2018 09:57 | Propiedad: Diario Correo | Categoría: Miscelaneas | Visto: 2

Muerte temprana. En circunstancias que aun son materia de investigación, una niña de 7 años y un bebé de tres meses perdieron la vida, la primera llegó cadáver al servicio de emergencia y el segundo al interior del hospital regional.

Era la media noche de ayer cuando la hermana mayor de la niña de iniciales K.M.Q.S. decidió llevarla al hospital porque su salud se agravó por un cuadro de tos y fiebre, pero falleció antes de ser atendida por los médicos.

La menor que estudia en el segundo grado de primaria en la institución educativa Melitón Carvajal llegó desde el sector Quinuapata, distrito Ayacucho, en un vehículo particular y pese a los esfuerzos todo fue en vano.

La madre protagonizó desgarradoras escenas de llanto y dolor, debido a que la niña era su segunda hija y la quería demasiado. El personal que la observó solo pudo constatar la muerte y dieron aviso a los representantes del Ministerio Público.

Según la declaración de la familia, la niña ya se sentía mal y hace unas semanas cuando tenía fiebre fue llevada al centro de salud de Belén, pero solo le dieron un par de medicamentos y la devolvieron a su domicilio. Estas versiones vienen siendo investigadas para esclarecer el hecho.

TRISTEZA. Por otro lado, un bebé de tres meses perdió la vida en el hospital regional luego de ser referido junto a un personal de salud desde el distrito de Canayre, provincia Huanta. El desafortunado llegó en horas de la noche del último martes.

Según los jóvenes padres, su hijo empezó a vomitar la leche que había tomado unos minutos antes y sin razón alguna se sintió cada vez peor.

Asimismo, se tuvo conocimiento que fue pinchado para medir su hemoglobina y después su sangre no dejó de salir. La madre aseguró que de pronto cambió de color y murió.

Comentarios