© El Comercio
Captura: 14/06/2018 11:26 | Propiedad: El Comercio | Categoría: Deportes | Visto: 2

Por Morten Glinvad, periodista danés



Dinamarca no ha perdido en 15 partidos oficiales –sin contar amistosos fuera de las fechas FIFA–. El equipo no ha encajado ni un gol en el 2018. Y con un Christian Eriksen sobresaliente, los daneses se aseguraron el pasaje al Mundial con una impresionante victoria por 5-1 ante Irlanda en Dublín, en noviembre pasado. Visto desde afuera, Dinamarca debe parecer un equipo que llega a Rusia con gran confianza y con una visión positiva de las posibilidades de clasificar en el grupo.

Pero la realidad es otra. La fase preparatoria está lejos de haberse desarrollado como querían los responsables de la selección. Varios factores negativos han influido en el debate en los medios, y el seleccionador Age Hareide ha tenido que defender repetidamente sus disposiciones sobre la plantilla. Luego de que Dinamarca ganara el último amistoso por 2-0 ante México, en Copenhague el sábado, Hareide dijo basta. No quería escuchar ni una pregunta crítica más sobre los jugadores que no ha convocado.

Uno de ellos es el delantero Nicklas Bendtner, debido a una lesión. Pero unos días después, su club noruego Rosenborg anunció que Bendtner podía volver a jugar cinco días antes del debut ante Perú.

“Para nosotros era un requisito previo que las personas estuvieran 100% saludables cuando finalizamos la convocatoria la semana pasada, y ahora estoy cansado de hablar de personas que no están aquí. Recibo esas malditas preguntas todo el tiempo. Ya les dije: ahora se trata de los que están aquí”, dijo Hareide, quien también atacó verbalmente a otro periodista.

La crítica contra el seleccionador apunta a la ausencia de jugadores notables como Daniel Wass (Celta), Riza Durmisi (Betis) y Pierre-Emile Hojbjerg (Southampton). El caso de Wass llama la atención, ya que está jugando a un alto nivel en la Liga Española y si se valoran sus actuaciones en su club, probablemente está entre los cinco mejores jugadores de Dinamarca en la actualidad. Pero Wass no ha jugado ningún papel bajo el mando Hareide.

Durmisi, el lateral del Betis, fue descartado porque Hareide piensa que sus deficiencias defensivas son demasiado grandes. Y el volante Hojbjerg, que en el 2013 se convirtió en el jugador más joven en debutar con el Bayern en la Bundesliga, según Hareide, no tiene suficiente disciplina táctica.

El talento, la técnica y la improvisación se quedan fuera a favor del físico, la disciplina y la lealtad en la selección de Hareide. Por ello su potencial queda en los pies de Eriksen.

Hareide ha tenido mucho en cuenta el problema del Mundial 2010, cuando se convocaron jugadores lesionados. No lo ha querido repetir, menos ahora que el primer partido contra Perú es visto como una final.

La alegría danesa de clasificarse al Mundial, luego de quedarse fuera de Brasil 2014 y la Eurocopa 2016, se ha mezclado con un negativismo por esta fase de preparación algo caótica. Pero una buena noticia tuvo Hareide la semana pasada: Eriksen tuvo su primer hijo, el parto fue sin complicaciones y volvió ante México con un gol y una asistencia. Nuevamente demostró por qué Dinamarca pone todas sus esperanzas en él.

Comentarios