© Perú21
13/09/2017 23:16 | Fuente: Perú21 | Categoría: Miscelaneas | Visto: 2

Se puso lindo. Fernando Zavala se decidió a presentar una cuestión de confianza. Disculpen la frivolidad, pero ya era hora hace rato que el Ejecutivo le dijera “aguanta tu mototaxi” a un Congreso manejado pues… por una mototaxi.

Aquí convergen varias cosas. Primero, lo que parece motivar la cuestión de confianza planteada por Zavala: defender a la ministra y a la política de Estado en Educación.

Cierto: el único puente que le interesa tender al fujimorismo es uno que le permita a Keiko ganar en 2021 (o antes) y, si para eso le tienen que entregar la cabeza de Martens o de quien sea al mismísimo Abimael, no se van a hacer problemas. No es que les vaya a dar asco. O pesadillas. Se la dan no más, puro trámite.

PPK respaldó a Zavala y a su gabinete de ministros. Algo los movió más allá del intento anunciado de censura. Es decir, a la ceremonia por los 25 años de la captura de Guzmán invitó a Keiko y hasta habló bien de su ‘api y, esta mañana, minutos después de las 9, llegó a Palacio de Gobierno una invitación para que PPK declare para la comisión Lava Jato (el ex premier Carlos Cornejo estuvo cantando allí el martes).

La Mesa Directiva del Congreso decidió que la carta de Zavala no se entendía y mandó a la Comisión de Constitución para ser “interpretada” (‘ring a bell?’). Ante esto, Zavala envió otro oficio para despejar toda duda y pedir que lo recibieran en el Pleno ayer mismo. Hoy sabremos.

Leguleyadas, como pretender cambiar el reglamento del Congreso para sacarle la vuelta al fallo del TC (ya salió y no le gustó a Keiko) que declara inconstitucional la llamada ley antitránsfuga y que puede pegarle fuerte a Fuerza Popular, quien lidera la iniciativa.

Comentarios