© New York Times
02/12/2017 15:30 | Fuente: New York Times | Categoría: Miscelaneas | Visto: 5
A medida que salen a la luz más casos de acoso y abuso, resulta evidente que las opiniones expresadas por los hombres y su comportamiento no tienen relación entre sí. Si no empezamos discutir la naturaleza brutal de la libido masculina, el debate público está condenado a la hipocresía.

Comentarios