© El Comercio
06/12/2017 14:25 | Fuente: El Comercio | Categoría: Politica | Visto: 1

El fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, volvió a cuestionar las dos denuncias constitucionales que pesan en su contra en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso, en donde la congresista fujimorista Karina Beteta se encarga de investigar los hechos imputados.

Como se sabe, Sánchez fue cuestionado por presuntas omisiones del Ministerio Público frente a los representantes de las empresas peruanas que se consorciaron con Odebrecht.

El panorama actualmente, sin embargo, señala que 4 de los 5 representantes de las empresas Graña y Montero, JJ Camet e ICCGSA cumplen ya 18 meses de prisión preventiva en el marco de una investigación que involucra delitos de colusión y lavado de activos.

Esto fue destacado por Pablo Sánchez en declaraciones a Ideeleradio. “Los argumentos que sustentan la denuncia caen por su propio peso, no tienen mayor sustento. Estimo que en su momento se desestimará todo lo que se atribuye en mi contra”, manifestó el fiscal de la Nación.

En esa línea, consideró que se está avanzando bien en las investigaciones del Caso Lava Jato en el Perú, dentro de una línea de planificación estratégica y con resultados, como el ocurrido con los directivos de las empresas que se asociaron a Odebrecht para la obra de la carretera Interoceánica, tramos 2 y 3.

“Es el resultado de las investigaciones a las que ha llegado el doctor Hamilton Castro y todo el equipo. No se trata de nada improvisado, apresurado ni nada por el estilo. Son los tiempos de la investigación”, refirió.

Resaltó finalmente que las pesquisas y el proceso para lograr prisiones preventivas no se logra de la noche a la mañana ni improvisadamente, pues hay que verificar información.

Comentarios