© El Comercio
Captura: 22/05/2018 20:20 | Propiedad: El Comercio | Categoría: Economia | Visto: 3

Starbucks informó a sus trabajadores en Estados Unidos que las personas pueden reunirse en sus cafés y utilizar sus instalaciones (incluidos los baños) a pesar de que no compren bebidas y/o alimentos en lo establecimientos.

"Cualquier persona que ingrese a nuestros espacios, incluidos patios, cafeterías y baños, independientemente de si hace una compra, se considera un cliente", dijo Starbucks en un correo electrónico el viernes pasado, al que pudo acceder CNN Money.

El cambio de política responde a un incidente ocurrido en abril, cuando dos hombres negros fueron atendidos en un Starbucks en Filadelfia.

Uno de los hombres pidió usar el baño, pero un empleado le dijo que era solo para aquellos clientes que consumían algo. Cuando ambos se sentaron en la tienda sin ordenar nada, el gerente llamó a la policía y, a continuación, los hombres fueron arrestados por allanamiento. No se presentaron cargos.

Starbucks luego se disculpó y anunció que cerraría 8.000 tiendas en Estados Unidos el 29 de mayo por un entrenamiento a sus empleados sobre el prejuicio racial.

LAS MEDIDAS

Las nuevas políticas anunciadas por Starbucks sugieren, además, un código de conducta para quienes visiten la tienda, que pueden utilizar los espacios pero sin dejar de ser considerados con los demás y actuando con responsabilidad.

En el caso de los empleados, la compañía está capacitándolos con procedimientos a seguir al tratar con clientes que se comportan de "manera disruptiva"; y ello incluye orientación sobre cómo abordar a los clientes problemáticos.

CCN Money detalla que los empleados que sean testigos de una situación que "presenta un peligro inmediato o una amenaza para la seguridad del socio o del cliente" tienen claras instrucciones de llamar al 911 (número de emergencia en EE.UU.).

A principios de este mes, el presidente de Starbucks, Howard Schultz, adelantó un cambio de políticas para la cadena global.

El ejecutivo mencionó que la compañía solía tener una política "flexible" de solo permitir que los clientes que consuman algo puedan usar el baño —con el aval final del gerente de cada tienda—, pero ahora cambiarían esa regla.

"No queremos convertirnos en un baño público, pero vamos a tomar la decisión correcta el 100% del tiempo y daremos la llave a las personas, porque no queremos que nadie en Starbucks sienta que no le estamos dando acceso a los servicios por ser menos que alguien. Queremos que sientan que son más", dijo Schultz.

La vieja política y la decisión del gerente de la tienda de Filadelfia el mes pasado fueron "absolutamente erróneas en todos los sentidos", puntualizó Schultz.

Comentarios