© Perú 21
Captura: 22/06/2018 06:58 | Propiedad: Perú 21 | Categoría: Politica | Visto: 2

A pocos meses de despedirse del Gobierno Regional de Ica, Fernando Cillóniz se confiesa con Perú21 y hace una evaluación de lo bueno, lo malo y lo feo que le dejó su paso por dicha administración. Como mérito, señala que logró combatir la corrupción.



¿Cuál es el balance que hace de su gestión?

El diagnóstico es que hemos progresado en las cuatro grandes prioridades que nos habíamos propuesto. La primera es el tema del agua, que es clave en Ica, y donde logramos llegar a un acuerdo con Huancavelica para construir reservorios ahí. Además, pudimos beneficiar a casi 200,000 personas que ahora tienen el servicio las 24 horas del día. El segundo punto es la salud pública, que era un caos reflejado en las largas colas para la atención de pacientes; ahora eso ha desaparecido. En educación, el tercer tema, hemos ayudado a mejorar los índices de comprensión lectora y razonamiento matemático. Y el cuarto punto es la lucha contra la corrupción.

¿Cómo hicieron para reducir la corrupción?

No podemos cantar victoria, no la hemos eliminado por completo, pero creo que somos el gobierno regional que más ha golpeado a la corrupción. Hemos destituido a cerca de 40 malos funcionarios que estaban en el cargo 20 años, pero que eran ‘vacas sagradas’. El tema de las largas colas en hospitales era consecuencia de esos niveles de corrupción.



¿Qué consecuencias le trajo tomar esa decisión?

Esos corruptos, destituidos o sancionados, recurrieron a congresistas para su defensa y obtuvieron el amparo de ellos, quienes quisieron defender lo indefendible. Por estas acciones me ha citado la Comisión de Salud del Congreso y, como se dice, me han hecho bullying, pero no me he dejado amedrentar por nadie. Han sido parlamentarios los que se han puesto del lado de la corrupción y han pedido favores indebidos.



¿Quiénes son esos parlamentarios que usted menciona?

Uno es César Segura (FP), que me llamó para exigir la entrega de un duplicado de brevete para su hija, y que la propia directora regional de transporte le dijo que no se podía atender porque el brevete era falso. Betty Ananculi (FP) también venía recurrentemente con listas de militantes para que los ayudemos dándoles empleo. El otro es Miguel Elías (FP), que me mandó un oficio congresal exigiendo la destitución del director general de Salud, y todo porque estamos poniendo orden en ese sector.



¿Por eso Keiko Fujimori dijo que usted le falló a Fuerza Popular (FP) y no cumplió su promesa?

A mí me ha sorprendido que ella diga que somos un gobierno regional corrupto. No niego que siga habiendo corrupción, pero no puede decir que viene de mí, porque estamos tratando de combatir eso.

¿Ha conversado con ella sobre los enfrentamientos con los congresistas de FP?

No, cuando ella perdió (en las elecciones presidenciales de 2016) se cortó la comunicación. Le he mandado correos, la he llamado, pero no ha habido ninguna respuesta de su parte hasta el día de hoy.

¿Ella sería parte de este ataque de algunos fujimoristas?

No creo, porque ella tuvo detalles interesantes y nobles conmigo, incluso cuando me invitó a postular me dijo que arme mi equipo y no deje que el partido imponga personas. Mi experiencia me dice que los congresistas de Fuerza Popular , los de Ica, son clientelistas políticos y, por ende, corruptos.

¿Estarían ellos actuando por venganza a raíz de esta lucha contra la corrupción que usted se ha planteado?

Yo creo que es eso. Esta gente se cree con derecho a practicar el clientelismo político, a ellos no les puedes decir no.

¿Seguirá en política o lo que ha pasado en la región lo ha decepcionado?

Sí quiero, pero como congresista de ninguna manera, que no se ofendan, pero me parece el oficio más aburrido que puede existir. Por ahora estoy preparado para volver a mi rutina privada que es la agricultura. A mí me llamaron en algún momento Fernando Zavala y luego Mercedes Aráoz para que ocupe el Ministerio de Agricultura, pero me negué porque tenía que terminar mi gestión. Yo no descarto el apoyo, nunca me he negado, pero ahora no tengo partido y ya vi que para Fuerza Popular soy el traidor.

¿Y si en enero lo llamara el presidente Martín Vizcarra ?

Sí aceptaría, y no tiene que ser para ocupar un ministerio, puede ser cualquier cargo; yo quiero ayudar.

¿Le ha gustado más el sector público que el privado?

Me ha encantado, no lo conocía, pero me permite mejorar el bienestar de la ciudadanía y luchar contra la corrupción, porque mi diagnóstico es que eso nos está matando.

Pero a raíz de este trabajo que está haciendo en el gobierno regional, el año pasado quisieron suspenderlo.

Eso fue un papelón del Consejo Regional. En este tiempo yo no he tomado vacaciones, excepto cuando el gobierno británico me hizo una invitación y solo fue por cinco días. Llamé a Servir para hacer la consulta y me contestaron por escrito que las vacaciones eran un derecho de todas las personas. Luego, el Consejo Regional, queriendo hacerme daño, me suspendió, pero con el documento que tenía de Servir continué firmando mis resoluciones. Claro que me quieren desaforado, por eso trato de no cometer errores.



Además del tema de corrupción, ¿qué cambiaría del sector público?

Algo que haría es simplificar los trámites y requisitos que piden las instituciones.

Comentarios