© El Comercio
Captura: 08/03/2018 12:22 | Propiedad: El Comercio | Categoría: Economia | Visto: 2

En el marco del Día de la Mujer conversamos con varias lideresas, entre ellas Claudia Puig, gerenta general de Liderman. Ella destaca que las principales brechas que enfrentan las mujeres se encuentran en las oportunidades para ocupar posiciones operativas y de dirección.

“Los obstáculos anteriormente han obedecido a las oportunidades que no se les daba a las mujeres para dirigir y gestionar en este rubro, felizmente eso está cambiando”, precisó la ejecutiva a El Comercio.

En esa línea, Puig comenta que en Liderman la población femenina incrementó en un 80% durante los últimos cinco años; versus el incremento de 43% de la población total de la compañía. “Vemos que, en muchos puestos, su rol (de las mujeres) viene siendo clave y vienen asumiendo cada vez más posiciones de liderazgo”, añadió.

No obstante, admitió que el sector de seguridad privada ha sido predominantemente masculino. Según la ejecutiva, la participación de la mujer en el sector en países como España es del 12%; mientras que en Europa, ningún país supera el 20%.

En el ámbito regional, para Colombia esta cifra está también alrededor del 12%. En el caso peruano, Liderman estima que esta cifra está por debajo del 5%.

“Esto ocurre debido a la percepción equivocada que existe del rol de la mujer en el sector de la seguridad privada. Es fundamental romper los paradigmas”, agregó Puig.

BRECHAS

Puig anotó que la mejor cantidad de mujeres ejecutivas en el mercado laboral, en comparación con los hombres, se debe a la percepción del ejecutivo tradicional que aún existe en el Perú. No obstante, resaltó que existen avances significativos en diversas empresas.

“Hoy en día es usual ver a CEO mujeres en empresas importantes, liderando iniciativas trascendentales. Esto es positivo, porque rompe con la visión tradicional y fortalece el rol de las mujeres como líderes empresariales en el país”, comentó.

Asimismo, destacó que aún existen barreras inviables que no permiten a la mujer competir y posicionarse en cargos que han sido, principalmente, ocupados por hombres; y las cifras lo ratifican.

“Cuando hablamos de capacidades, no existe una gran diferencia entre hombres y mujeres. Sí existe una en lo que se refiere a fortaleza física. Sin embargo, en el sector de seguridad privada el aspecto físico va perdiendo relevancia frente a las habilidades blandas. Las acciones de planificación, prevención y disuasión son las más importantes para mantener a nuestros clientes seguros”, reflexionó Puig.

Lea más noticias de Economía en...

Comentarios